Cristiano Ronaldo, futbolista convertido en marca mundial puede tener cualquier auto, cualquier casa, cualquier jet privado, cualquier número de hijos a medida. Un “galáctico” con una fortuna galáctica, valorada en unos 350 millones de Euros, puede tenerlo todo. Excepto aparentemente el silencio que supuestamente intentó -y falló- comprar a la mujer que lo acusa de violación.

El delantero, fichado este año por la Juventus después de jugar en el Manchester United y el Real Madrid, ahora se enfrenta a la posibilidad de ser juzgado por violación en el estado de Nevada en Estados Unidos.

Según la afirmación de Kathryn Mayorga, ex animadora de hotel, el capitán de Portugal la violó en su habitación de el Hotel Palms Place en Las Vegas en 2009.

Esta denuncia fue publicada por primera vez por la revista alemana Der Spiegel y los abogados de Ronaldo han dicho que demandarán a la publicación.

Cristiano Ronaldo junto a su familia

En un comunicado, el abogado de Ronaldo, Christian Schertz, dijo que “los informes de Spiegel son descaradamente ilegales”. Añadió que había recibido instrucciones de buscar una indemnización por “daños morales” por “probablemente una de las violaciones más graves de los derechos personales en los últimos años”.

En una larga y detallada entrevista, Mayorga le dijo a la revista de noticias alemana Der Spiegel cómo Ronaldo se disculpó después de forzarla a pesar de sus repetidos rechazos. Ella dice que Cristiano se arrodilló y dijo: “El noventa y nueve por ciento de mí es un buen tipo, simplemente no sé que hacer con el otro uno por ciento”.

Afirma haber sufrido años de tormento mental y pensamientos suicidas como resultado, la señorita Mayorga dice que los abogados de Ronaldo compraron su silencio en 2010 con un arreglo extrajudicial de 280.000 $, algo que ahora lamenta. Antes del acuerdo, la revista cita documentos que afirman que los abogados de EE. UU. Contrataron a un detective privado para seguir a la señorita Mayorga y “descubrir trapos sucios”. Ella también afirma que sus abogados trataron de “desacreditarla”, diciendo que su trabajo como anfitriona no era un “trabajo de niña buena”.

Como parte del acuerdo, el equipo legal de Ronaldo presuntamente insistió en que a la señorita Mayorga se le prohibiera mencionar al jugador incluso a su terapeuta. Si la acusación fuese probada, ese “uno por ciento” de mal carácter será fatal para un jugador acostumbrado a tener el mundo a sus pies.

Como muestran los casos de Bill Cosby y Harvey Weinstein, la fama, la riqueza y el paso del tiempo ahora no son disuasivos para las mujeres que buscan una condena por delitos sexuales.

Y tú, ¿Qué opinas?