Apartar el azúcar de nuestro desayuno debería convertirse en una de nuestras máximas prioridades, ya que gracias a este simple gesto mejoraremos nuestra salud cardiovascular, reforzaremos el sistema inmunológico y ganaremos en energía.

Dicen los expertos que un desayuno saludable debe ser rico en fibra, bajo en grasas y azúcares y contener alguna proteína, fruta o verdura, hidratos de carbono, grasas saludables y semillas, ya que la combinación de estos ingredientes nos aporta la energía necesaria para afrontar la jornada con fuerza y no llegar desfallecidos a la hora de la comida y devorar lo primero que se nos ponga por delante.

Mucho mejor si es salado

Con estas premisas, parece poco probable que el desayuno que tenemos costumbre de hacer en España, sea lo más recomendable. La bollería industrial, los churros, el chocolate, los cereales azucarados e incluso las barritas energéticas no deberían formar parte de nuestra rutina nutricional, ni a primera hora del día, ni en ningún otro momento de la jornada.

En el gastrobar madrileño Bendita Locura Coffee & Dreams nos explican cuáles son esas propuestas de desayuno healthy que nuestro cuerpo agradecerá a lo largo de todo el día sin que echemos nada de menos: “Uno de los que más me gusta a mí” – nos dice David Monzón, su copropietario, “es el que llamamos Atenas, que está compuesto por un café o una infusión y un yogur griego natural con frutos rojos y muesli. Es sencillo, pero en él puedes encontrar todos los elementos necesarios para un buen desayuno: fruta, la proteína y la grasa del yogur, y la fibra, los hidratos y las semillas del muesli. Además no contiene demasiadas calorías y es apto para vegetarianos. Mencionar que aunque la presencia de frutos rojos no lo hace salado en lo estricto, sí es muy beneficiosa esa fructosa ya que además, no se toman en zumo, que es como llegaría más rápido a la sangre y al no contener fibra, tampoco arrastraría ese exceso de colesterol que luego eliminaríamos. Otra posibilidad es el compuesto por pan nórdico relleno de salmón ahumado, queso crema y brotes verdes. La grasa saludable del salmón, que además aporta proteínas de alta calidad, combina a la perfección con el queso crema y los brotes verdes”.

Y tú, ¿Qué opinas?