El Club Elsa inauguró ayer su tradicional rastrillo anual en el recinto del Palma Arena, donde se ponen a la venta numerosas prendas de ropa, zapatos, juguetes, libros, objetos de decoración y menaje, cuadros y otros artículos, a precios muy reducidos. Todo el dinero que se recaude irá a fines benéficos.

El rastrillo permanecerá abierto hoy y mañana domingo de diez de la mañana a seis de la tarde. Los beneficios de la recaudación de este evento solidario irán destinados a fines benéficos. El rastrillo cuenta con un servicio de cafetería y un buffet en el que reponer fuerzas para seguir buscando cualquier ganga.

Comments

comments