Combinando su agenda oficial con las vacaciones públicas, los reyes Felipe y Letizia, junto a la princesa Leonor y la infanta Sofía, han ofrecido una imagen de unidad y cercanía con el pueblo.

En el debe. La reina doña Letizia y las pequeñas Leonor y Sofía no van al Náutico. No les gusta la vela, los regatistas o vayamos a saber. Lo cierto es que es incomprensible que, incluso con don Felipe como líder en el Aifos hasta el último día de competición, no se hayan dignado a darse una vuelta por el pantalán. Ni siquiera seguir una de las pruebas desde la Somni, cosa que sí hicieron la reina emérita doña Sofía, la infanta Elena, Froilán y Victoria.

Foto: Jaime Reina

En el acierto. Dos posados –uno en Marivent, muy soso; otro cultural, en Sóller, más cercano- que hicieron las delicias tanto de fotógrafos como de la gente en general que pudo hacerse ‘selfies’ y charlar con ellos. ¡Si es que no cuenta tanto!

Las estrellas de este breve verano real –ya son muchos años en los que la presencia de los monarcas en Mallorca se reduce a 8 días, máximo 10- sin embargo, son otros. Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo han hecho lo que hay que hacer. Ser ellos mismos con toda naturalidad. Si corsés, ni clichés, ni malos modos. Como una pareja normal se han dejado retratar, se han dejado entrevistar… Una suerte para los que trabajamos en este mundillo de la socialité y cuyo ejemplo nos gustaría llegase a otros.

© La Siesta Press / J. Fernández Ortega

Como algún fotógrafo comentó: si llegase una nueva guerra y se establecieran dos bandos, el mío sería el de los froilanistas. Sí. Felipe Juan Froilán de Todos los Santos De Marichalar y De Borbón es un diamante en bruto. No ha dudado en ir al Club Náutico de Palma a vivir en directo la 36 edición de la Copa del Rey de Vela Mapfre en compañía de su hermana Victoria y de su novia María del Mar. Hasta concedió una entrevista a la compañera de La Razón, Carmen Duerto, en la que le dijo: “Se dicen cosas de mí que no son ciertas”. También confesó desayunar pan con sobrasada y ensaimadas.

“Tengo muy bien enseñadas a las niñas. No les vais a sacar ningún titular”

Pero centrémonos en Felipe VI y Letizia. El primero, muy ocupado con sus compromisos profesionales –audiencia con las autoridades de la Isla, recepción en la Almudaina, despacho con Rajoy y su lumbago- y personales –participar en la Copa del Rey de Vela y ejercer de padre/tío-. La reina, más distraída en eventos privados. Dos cenas –que sepamos- ha organizado. La primera con la familia al completo y que recoge en exclusiva la revista ¡Hola!; la segunda con amigos en un restaurante de Ciudad Jardín y que tuvo lugar tarde, cuando ya la gente estaba con los postres. Tuvo tiempo, también, para salir a navegar hasta Cabrera y disfrutar de una jornada de playa lejos de los ojos indiscretos y para “sorprenderse” con la exposición que alberga estos días el museo de Can Prunera en Sóller, Pablo Picasso y Joan Miró, historia de una amistad. Allí, a las puertas, un domingo y a pleno sol, la esposa del Jefe de Estado nos dejó una frase para el recuerdo: “Tengo muy bien enseñadas a las niñas. No les vais a sacar ningún titular”. Se agradece la sinceridad después de la ausencia de palabras en el posado que había tenido lugar el lunes anterior en Marivent. Es cierto. De Leonor y Sofía lo más que escuchamos, otro verano más, es un “gracias”, “hola”, “buenas tardes” y “sí, hace bastante calor”. Y eso que nos cuentan que hablan varios idiomas.

© La Siesta Press / J. Fernández Ortega

Y un último apunte. Los hijos del matrimonio Urdangarin-Borbón, es decir, de los exDuques de Palma, ya son bienvenidos de nuevo. En palacio han pasado varios días y han podido compartir hasta merienda con la heredera y su hermana. No hay como un caso juzgado para que la normalidad reine en la casa.

Comments

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here