Aunque este año el invierno nos haya regalado algunos días extra para llevar el abrigo, el verano está a la vuelta de la esquina y muy pronto será momento de volver a usar la ropa que deja a la vista los excesos del año anterior.

Para poner el cuerpo a tono para la primavera, aquí te dejamos diez recomendaciones de los expertos para mantener el abdomen plano durante todo el año.

 

  1. Evitar las bebidas carbonatadas

Las bebidas con gas, incluso cuando no contienen azúcar ni calorías, son causantes de la inflamación del vientre y de la acumulación de aire en la zona abdominal.

  1. Menos chicle

El chicle, aunque no se ingiera ni tenga azúcar, es un enemigo del abdomen plano. Al masticarlo, el cuerpo ingiere aire, lo que causa la hinchazón del estómago y mucha sensación de incomodidad.

  1. No usar pajitas

Al igual que masticar chicle, usar pajitas para beber hace que el cuerpo se hinche e ingiera una gran cantidad de aire junto con el líquido.

  1. Nada de edulcorantes

La mayoría de los edulcorantes que se usan para sustituir al azúcar en bebidas, dulces y postres son muy difíciles de digerir. Por eso, estas sustancias son algunas de las principales causantes de la mala digestión y la hinchazón del abdomen.

  1. Más frutas y menos batidos

En todos los planes de nutrición se recomienda tomar al menos cinco piezas de fruta al día, pero se debe tomar en cuenta que las frutas así como son ricas en fibra, también contienen azúcares. Por eso, al tomar batidos de frutas la fibra se destruye y lo que queda es la glucosa.

  1. Cuidado con algunas ensaladas

Algunos ingredientes que son comúnmente usados en platos saludables pueden hinchar el vientre: coliflor, brócoli, frijoles o alubias, entre otros.

  1. Hacer amistad con la fibra

La fibra es muy importante para mantener el sistema digestivo activo, así que no puede faltar en una dieta saludable. Para ello, puedes incluir en tu d

  1. Comer más lento

En la guerra contra acumular aire en el estómago, un hábito que se debe adoptar es el de comer más lento, masticar bien la comida y no engullir los alimentos. Esto da sensación de saciedad y evitas comer de más.

  1. Tomar mucha agua

Una cantidad suficiente de agua al día asegura un funcionamiento adecuado del sistema digestivo y evita la retención de líquidos que se acumulan en el abdomen. Los nutricionistas recomiendan ingerir al menos dos litros de agua al día.

  1.  Caminar, correr o pedalear

Para evitar que el metabolismo se vuelva más lento es importante mantener la actividad física diaria. Lo ideal es hacer alguna actividad que acelere el ritmo cardiaco y estimule la quema de grasa durante, al menos 30 minutos al día.

Seguir estos mandamientos no solo asegura un vientre mucho más plano con menos esfuerzo, sino que además aumenta la energía y mejora el estado de ánimo. ¿Cuándo empiezas?

Y tú, ¿qué opinas?