Música pop y moda siempre han ido de la mano, pero en los últimos años festivales como Coachella han alcanzado cotas inimaginables como pasarelas de tendencias y búsqueda de likesEste fin de semana nos dimos una vuelta por el Mallorca Live Festival para comprobarlo. 

Ufestival como Mallorca live Festival ha dejado de ser una simple sucesión de conciertos para convertirse en una experiencia global donde entran en juego muchos otros factores. Para muchos asistentes son eventos que van más allá de la música, ingrediente que incluso se convierte en secundario, o en una “excusa”. Es algo que puede llegar a poner frenéticos a muchos aficionados a los conciertos, pero la tendencia es innegable. Los grupos que se desgañitan en los escenarios se convierten a menudo en el telón de fondo de una fiesta donde se imponen otras prioridades. Ver y ser visto es una de ellas, tal vez la principal. Exhibir trapitos y complementos, tuitearlos o subirlos a Instagram e intentar captar la atención de algún cazador de tendencias armado con una cámara (como nosotros) es algo mucho más buscado hoy que el autógrafo o la foto con la estrella de turno.

Pedro Chavarria y Caterina Morales © La Siesta Press / J. Fernández Ortega

Las revistas de moda ya proponen looks para acudir a este tipo de eventos ” ¿Qué música te gusta? Sea cual sea tu estilo, tenemos un look para ti, para que impresiones y, sobre todo, para que te gustes y te sientas cómoda saltando, cantando, bailando, disfrutando… ¡Siendo tú!”

Mallorca Live Festival se ha consolidado en la isla musicalmente, ahora falta definir un estilo como tiene Benicassim, Sonoroma o el que más nos gusta Sonar.

De momento el festival cuenta con una estética indefinida desde camisas de flores hasta chaquetas de cuero, pasando por sombreros payeses y los incombustibles disfraces . Algo que si se destacaba era el maquillaje de brillantina que llevavan muchas de las chicas que asomaban por los escenarios.

Norelle Medina y María Vives © La Siesta Press / J. Fernández Ortega
© La Siesta Press / J. Fernández Ortega

 

 

Y tú, ¿qué opinas?