Hace más de 60 años Grace Kelly disfrutó de su luna de miel junto al príncipe Rainiero de Mónaco en el icónico Formentor, a Royal Hideaway Hotel, el alojamiento favorito de ‘royals’ y ‘celebrities’ del siglo XX.

La experiencia mediterránea a pie de playa y rodeado de un paisaje natural, sería el plan favorito de la princesa de Mónaco que hubiera cumplido 90 años este 12 de noviembre. Grace Kelly eligió este icónico hotel para su estancia de dos semanas en su luna de miel y, en otras ocasiones años después, siendo uno de los refugios de la pareja monegasca en esta privilegiada ubicación de la isla de Mallorca.

El exclusivo lugar cautivó el corazón de Grace Kelly. Su recuerdo sigue intacto en Formentor, a Royal Hideaway Hotel, en la suite 322 –hoy denominada Grace Kelly suite en su honor- de la tercera planta del hotel con vistas al mar. La privilegiada suite está inspirada en el cine haciendo alusión a la trayectoria de Grace Kelly como actriz antes de convertirse en princesa.

Las habitaciones y villas del hotel mantienen la luminosidad, elegancia y el confort de la época en la que se alojaron los ilustres huéspedes Grace Kelly y Rainiero de Mónaco.

“Cada mañana, a eso de las diez, le servía un café o té con leche, zumo de naranja, tostadas y en ocasiones huevos revueltos. Era muy amable, siempre hacía el gesto de ayudarme. No dejaba propina directamente, no estaba en el protocolo… Dormía en la parte derecha de la cama mirando al mar. Lo sé porque en la mesita de ese lado había cosas de mujer. La mayor parte del día navegaban en el yate Deo Yuvante II, huyendo de los paparazzi que hacían guardia en el pequeño embarcadero que hay frente al establecimiento”, recuerda Gabriel Solivellas, jefe de comedor del Hotel Formentor de Mallorca entre 1952 a 1996.

Hoy, nos imaginamos su plan perfecto de cumpleaños: largos paseos por la playa con vistas a la bahía de Pollença, disfrutando de su desayuno favorito y culminando el día navegando en el yate Deo Yuvante II.

Y tú, ¿Qué opinas?