El expresidente del Gobierno, Felipe González, ha asegurado este jueves que el presidente en funciones del Ejecutivo central, Pedro Sánchez, “está en la posición de que debe estar” con Cataluña, si bien ha reconocido que “querría ver a más gente defendiendo el Estatuto de autonomía para que no quede huérfano”, además de amparar la Constitución, y ha abogado “por el diálogo dentro del marco de la legalidad” con la Comunidad.

En declaraciones a los medios en Palma antes de la conferencia ‘Crisis de las reglas de juego’ y tras la sentencia por el ‘procés’ a los políticos catalanes y de las movilizaciones que se han desarrollado esta semana en contra de ésta, González ha considerado que “los incidentes violentos están creando muchas reacciones emotivas”, por lo que ha apelado por “mantener la serenidad”.

“Lo que me preocupa es que no hay democracia sin reglas de juego, si se rompen las reglas se debilita la democracia. La violencia es intolerable pero da la impresión que lo que nos pasa no ha pasado nunca en ninguna parte, no sé si la gente no recuerda los sábados de París. Intentaría pedir calma, que se defienda el Estado de Derecho y se midan las respuestas”, ha considerado.

Asimismo, ha matizado que en Alemania la Constitución prohibía a los partidos comunistas y nazis, a diferencia de ésta que no lo hace pero sí que pide que “se respeten las reglas de juego, incluso para cambiarlas”. “Tenemos una Constitución garantista y tenemos que ser capaces de interpretarla para tener cierta superioridad ética”, ha añadido.

Por lo que respecta a la aplicación del 155 en Cataluña, González ha sostenido que “no dice que no se tenga que aplicar”, si bien, por el momento, “no se da la circunstancia”. “Si hay que llegar, se llegará, pero ahora no es el momento”, ha apostillado.

En relación a los próximos comicios generales, González ha considerado que se necesitan Pactos de Estado y ha instado a los partidos a que “tengan responsabilidad de Gobierno”, ya que “si no pueden formarlo, no lo obstaculicen a otros”. En este mismo, ha reconocido que “no sabe lo qué va a pasar” , pero ha dicho que “espera que no solo haya una posibilidad de investidura, sino de un Gobierno”.

Preguntado por el posible ‘Brexit’, ha dicho Gran Bretaña “vive en una locura desde hace unos años de destrucción de la institucionalidad”. “El acuerdo del que hablan se parece mucho al que propuso Theresa May así que no puede ser más paradójico, cargarse las instituciones, intentar cerrar el Parlamento y al final ofrecer como un resultado positivo lo mismo que se rechazó”, ha concluido.

Y tú, ¿Qué opinas?