Era un día de primavera del año 2016, después de comer con algunos pintores, cuando Toni Gelabert intuyo que tenían ganas de hacer una obra juntos, cosa que no se había hecho nunca antes.

Después de un par de días, mientras estaba haciendo su caminata diaria de las mañanas, se dijo a si mismo: “debemos reunirnos diferentes artistas y hacer alguna cosa juntos, una fusión “. Rápidamente le vino a la mente el título de “Fusión 5”.  Cuando los 4 elementos se juntan: agua, fuego, tierra y aire, surge un quinto elemento, que es la creación, la VIDA.

El número 5 es mágico. “Haremos un vino que refleje el espíritu y creación de 5 artistas muy diferentes”, pensó.  Joaquín cosechó cinco variedades diferentes de uva (Manto Negro, Callet, Cabernet, Merlot y Syrah), de 5 viñedos diferentes.

Los pintores Guillem Nadal y Albert Pinya, hicieron la etiqueta. Frederic Pinya y Pere Pascual se encargaron de la coordinación y el diseño artísticos.   Se decidió hacer 400 etiquetas enumeradas. Cada botella es única porque tiene un fragmento de la creatividad y la amistad que les  une a todos ellos.
Han pasado 3 años desde que se iniciara el proyecto. El vino ha reposado en una barrica de 350 litros de roble francés (grano fino tostado suave), durante 12 meses, y tiene una graduación alcohólica de 13,5% vol. Ayer se presentó en el Hotel Sant Francesc rodeado de amigos y familia.

GALERÍA DE FOTOS

Guillem Nadal, Toni Gelabert, Pere Pascual, Albert Pinya, Joaquin Montserrat, Fede Pinya © La Siesta Press / J. Fernández Ortega

Y tú, ¿Qué opinas?