Por Daniel López

Mallorca Sotheby’s International Realty ha abierto las puertas de ‘Infinity’, una espectacular casa situada en un lugar privilegiado de Port Andratx, que sale a la venta por 16,6 millones de euros.

Enclavada en Mon Port Hill, uno de los lugares más exclusivos y solicitados de la isla, se trata del paradigma perfecto de las casas de lujo. Cuenta con 1.623 metros cuadrados de superficie habitable con ocho impresionantes dormitorios y unas vistas panorámicas al mar Mediterráneo.

Cruzar la puerta de ‘Infinity’ es sentir el abrazo de la calma. Su arquitectura abierta al paisaje, invita al relax, con espacios amplios, dominados por la luz natural, cómodos, conformados para imprimir la personalidad de sus propietarios y con acabados artesanos de primera.

© La Siesta Press

El proyecto se ha llevado a cabo por los arquitectos Luis García-Ruiz Gasp y Antonio García-Ruiz Puigserver, que lo han afrontado con el reto de lograr que la casa forme parte de la naturaleza y del entorno mallorquín, con un diseño inspirado en el paisaje local y el espíritu natural de la isla.

La distribución interior se ha diseñado para mimetizarse con el espacio exterior creando la sensación de amplitud y relajación.

Cuenta con una piscina en el jardín, con vistas al mar y otra interior de 21 metros en el piso inferior. También tiene un garaje con plataforma para que el coche pueda girar, varios salones, biblioteca, un gimnasio, dos cocinas, tres habitaciones independientes para invitados e incluso una sala de cine.

© La Siesta Press

Ian Kinner es el project manager y ha trabajado durante dos años y medio para conseguir un impresionante resultado final. “Las casas de alta gama son muy complicadas”, explica dejando claro que “los clientes son muy exigentes y hay que conseguir el resultado perfecto”. Para ello tiene que buscar y contratar a los mejores artesanos tanto de Mallorca como de fuera. No importa el lugar, solo el resultado.

Otro punto a tener en cuenta es el mantenimiento. No basta con tener el dinero para comprar la casa, sino que hay que disponer de grandes fondos para cubrir los gastos mensuales que comporta. Una propiedad como ‘Infinity’ puede conllevar unos 10.000 euros de inversión al mes porque hay que manenter unos materiales exigentes. Así, la madera de los suelos requiere ser tratada para que no pierda su porte, hace falta aplicarle aceites y tratamientos hidrofugantes. La piedra de la entrada, los aluminios, los jardines… Son un suma y sigue solo al alcance de unos pocos. El lujo es así, complaciente, pero al mismo tiempo muy exigente.

GALERÍA DE FOTOS

© La Siesta Press

 

Y tú, ¿Qué opinas?